Condiciones para la autorización de préstamos de una sociedad a sus socios

23 de agosto de 2017

La inclusión o no de la actividad de mutuo en el objeto social principal o secundario, no es un criterio relevante para concluir que dicha actividad es adecuada a los fines de la empresa, pues su realización supone la verificación de ciertos presupuestos, para que resulte ajustada a derecho, como lo son la protección del patrimonio y el privilegio del cumplimiento de las obligaciones contraídas por la sociedad previo a la disposición de su liquidez.

Las transacciones que se realicen entre la sociedad y los socios por concepto de préstamos a éstos, habrán de sujetarse por regla general a las condiciones que sean acordadas entre la sociedad y él o los socios acreedores, considerando que en ese evento la prestación no obedece a la relación del socio para con la sociedad por su calidad de tal, sino al contrato de mutuo que hubieren celebrado.

Las sociedades mercantiles pueden pactar el mutuo como acto accesorio o secundario, en desarrollo del objeto social, pero esta estipulación accesoria no significa que los órganos sociales de administración o dirección, puedan autorizar préstamos a favor de los asociados, esto esta condicionado a la verificación de unos determinados presupuestos por cuyo cumplimiento deben responder los administradores, a quienes les compete igualmente tomar las medidas y ejercer las acciones a que haya lugar para exigir las garantías y hacer efectivo el pago.

Superintendencia de Sociedades, Oficio No 220-100955 del 18 de mayo de 2017.