Algunas deducciones y exenciones para que puede usar para que su impuesto de renta sea más bajo.

18 de agosto de 2017

En época de declaración de renta, es necesario conocer el tipo de beneficios que le permiten a una persona natural alivianar las cargas tributarias y disminuir el pago pendiente. Entre dichas oportunidades, existen dos figuras fundamentales: exenciones y deducciones. El primer término hace referencia a los ingresos que no son gravados y el segundo a todo lo que puede ser descontado al momento de declarar.

 

Las personas que estén en el rango de empleados y sean declarantes cuentan con 25% de pago laboral exento. Adicionalmente, los aportes a cuentas AFC (de ahorro para el fomento de la construcción), los de pensiones y la medicina prepagada que se pague por sí mismo y por los beneficiarios, con un límite de hasta $509.744, disminuirán la base gravable del impuesto. Por otra parte, si se tienen dependientes se podrá deducir un 10% adicional.

 

De igual manera, quienes declaren como trabajadores por cuenta propia, podrán reducir su base gravable el costo de todos los insumos que tengan relación con el trabajo que realizan. Para citar un ejemplo, si un odontólogo paga una reparación en sus equipos y tiene el soporte necesario para demostrarlo, se verá beneficiado por este ítem.

 

Es importante hacer énfasis que para el próximo año las deducciones y exenciones tendrán un nuevo límite, así como la clasificación de personas naturales, de acuerdo con lo establecido en la reforma tributaria Ley 1819 de 2016.

 

Sistemas para declarar: Ordinario, IMAN o IMAS

 

Para comenzar, se debe saber si el declarante está catalogado como empleado o como trabajador por cuenta propia, para así conocer el formulario que debe usar para presentar su declaración.

 

Cuando se es empleado existen dos posibilidades: acogerse al régimen ordinario o al IMAN; no obstante, el declarante deberá someterse a la que le arroje un mayor resultado de impuesto. Quienes cuenten con ingresos brutos inferiores a $83.308.000 y patrimonio líquido año 2015 menor a $339.348.000 tienen una tercera vertiente, el régimen IMAS.

 

De igual manera, si se es clasificado como trabajador por cuenta propia, inicialmente solo se puede declarar por medio del régimen ordinario a excepción de quienes cuenten con una Renta Gravable Alternativa (RGA) inferior a $ 803.331.000 y patrimonio líquido año 2015 por debajo de 12.000 UVT ($339.348.000), que también podrán declarar por el IMAS.

 

Tomado de larepublica.com el 18 de agosto de 2017.