La Sucesiones tienen obligación de declarar impuestos por los periodos que permanezcan en liquidación.

15 de agosto de 2017

 

Una sucesión es un conjunto de bienes, derechos y obligaciones que se constituyen el fallecimiento de una persona a favor de sus herederos, esta sucesión de acuerdo con el Estatuto Tributario es contribuyente del impuesto sobre la Renta desde la fecha del fallecimiento del causante hasta la fecha de ejecutoria de la sentencia judicial, en la cual se adjudican los bienes a los herederos.

Así entonces, la obligación de declarar por la sucesión, subsiste por los periodos gravables que transcurran hasta tanto sea liquidada y dicha obligación debe ser cumplida por el albacea o por el heredero que tenga la administración de los bienes o en su defecto un curador.

Sin embargo, en el caso de que surgieran nuevos bienes o derechos no incluidos, habiéndose liquidado la sucesión la obligación de declarar persiste subsiste por los periodos gravables que trascurran hasta tanto sea liquidada y si después de terminado un proceso por vía judicial se constituyeran nuevos bienes del causante, podrán los interesados acudir a la liquidación adicional.

 

No obstante lo anterior, de presentarse dicho supuesto, se podrá corregir la declaración de renta del año correspondiente a la liquidación de la sucesión  si  se encuentra dentro del término previsto en el Estatuto Tributario.

Dirección de impuestos y aduanas nacionales DIAN Concepto 16425 del 22 de junio de 2017.